La revolución digital: Menos puestos de trabajo y mas desigualdad Norte-Sur

Los efectos de la revolución digital en los países del Sur son múltiples. Más de la mitad de los usuarios de Internet provienen de los países del Sur global. Sin embargo, más de 3.500 millones de personas en los países pobres todavía no tienen acceso a Internet. En el siglo XX, con la ayuda de portacontenedores y computadoras, gran parte de la producción se trasladó a países del Sur global, donde la mano de obra es más barata. Con los últimos avances en procesos digitales, la producción en fábricas automatizadas también se está transformando en los países ricos. Por lo tanto, existe un gran peligro de que se invierta el proceso de contratación externa (“outsourcing”), con desventajas para el Sur global. El economista de Harvard Dani Rodrik ha demostrado que el empleo en la industria manufacturera en los mercados emergentes ha disminuido constantemente a lo largo del siglo XX, un fenómeno que a veces se conoce como desindustrialización prematura.[1] Esta tendencia mundial podría estar relacionada con la creciente automatización de los procesos y probablemente reforzarla. Además, la cuarta revolución digital podría sustituir a los trabajadores que plantean retos importantes para el desarrollo.

No sólo en las ciudades está cambiando el panorama. La digitalización ya está afectando a las vidas de los agricultores de las regiones áridas de África o de Honduras. Por ejemplo, una nueva herramienta de inteligencia artificial (IA), disponible gratuitamente en una aplicación para teléfonos inteligentes, puede predecir la productividad a corto plazo de los agricultores africanos y ayudarles a proteger sus alimentos básicos como el maíz, la mandioca y los frijoles del calentamiento global. La aplicación fue desarrollada por investigadores de Penn State. El equipo presentó la nueva herramienta, que trabaja con el actual asistente de PlantVillage Nuru AI, en la Cumbre Climática de las Naciones Unidas en la sede de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York. En vista de que cientos de millones de agricultores africanos ya están sufriendo los efectos del «cambio climático», esta es una buena noticia. PlantVillage Nuru también puede utilizarse en toda África para diagnosticar enfermedades de las plantas. Los investigadores han probado exhaustivamente el rendimiento de sus modelos de aprendizaje automático con teléfonos inteligentes fabricados localmente en los entornos típicos de alta luz y alta temperatura de una granja africana. Estas pruebas han demostrado que la aplicación diagnóstica es el doble de buena que la de los expertos humanos.

Para muchos, esto puede significar un progreso. Con los pagos digitales, el gobierno también aspira a orientar mejor la asistencia social y las subvenciones. Una gran parte de los beneficios para los más pobres está desapareciendo actualmente en los bolsillos de los intermediarios corruptos, y las transferencias directas de dinero están destinadas a evitarlo. Inicialmente este proceso de identificación digital fué elogiado especialmente en la India, un país dónde millones de personas carecían de identificación.

Sin embargo, el activista de Internet Nikhil Pahwa advierte contra la creencia ciega en el progreso. Los proveedores estatales y privados en la India ya están recopilando grandes cantidades de datos a través del número de identificación Adhaar. Pronto el número también estará vinculado a la información de salud, no sólo a la cuenta y a las aplicaciones bancarias. «Adhaar está sentando las bases para un estado totalitario», dice Pahwa, «India no tiene ninguna ley que le permita usar estos datos apropiadamente – y ninguna manera de protegerlos». La mayoría de la gente no entiende la tecnología o lo que significa para sus propios derechos. El gobierno los sobrecargó. Básicamente, no tiene nada en contra de una nación de baja liquidez, dice el activista. «Pero aún no hemos llegado a eso.»

Efectos en el mundo del trabajo

Ciertamente hay muchos ganadores de la digitalización cuando los centros de llamadas (“call centers”) o las empresas de TI utilizan plataformas abiertas de Internet para emplear a trabajadores en India, Honduras o Kenia. La digitalización ha facilitado la creación de empleo en muchos países en desarrollo. También en estos países está ganando terreno la llamada “economía gig”, es decir, el procesamiento de pedidos por parte de empleados a tiempo parcial, generalmente en combinación con una plataforma de pedidos como Uber o Deliveroo. Cada vez más procesos de trabajo son llevados a cabo por los trabajadores autónomos. Brasil: (48%), Pakistán: (47%), Filipinas (35%) o India (29%) y Bangladesh (27%) aparecen en la lista de los 10 países en los que los ingresos de los trabajadores autónomos están aumentando más rápidamente.

Klaus Schwab llama a la transformación digital, que estamos viviendo la «cuarta revolución industrial» y está teniendo un enorme impacto en el mundo del trabajo también en los países en desarrollo. Las redes digitales del mundo están progresando a un ritmo acelerado.[2] Hasta un 30 por ciento de la fuerza laboral, es decir, más de 800 millones de personas en todo el mundo, podría ser reemplazada.  Al mismo tiempo, la demanda de trabajadores cualificados aumenta rápidamente para las empresas internacionales de todo el mundo. Las plataformas en línea ya anuncian la lucha libre para los trabajadores de los países del Sur Global. El requisito más importante es tener acceso a Internet. Todavía no está claro en qué medida puede tener lugar en los países en desarrollo una externalización de procesos de trabajo digitales o basados en la tecnología digital, como la programación, la gestión de datos o los centros de llamadas. Por ejemplo, Andela, una empresa estadounidense especializada en la formación de desarrolladores de software, ha formado a 20.000 programadores de software de toda África para que trabajen en línea de forma gratuita para otros clientes de Andela de todo el mundo. Para 2024, la empresa tiene previsto formar a 100.000 desarrolladores de software africanos. El noventa por ciento de sus empleados se encuentran en Lagos, Nigeria, y en otros lugares de Nairobi, Kenia, y Kampala, Uganda.[3]

También se están creando nuevas oportunidades de empleo en algunos países de bajos ingresos mediante la digitalización. Es probable que estos efectos sobre el empleo sean limitados a pesar de esfuerzos como los de Andela. El requisito previo más importante para los nuevos puestos de trabajo es la cualificación necesaria, que sólo puede lograrse a través de un sistema educativo que funcione correctamente. La emigración de trabajadores mejor cualificados en dirección a los países mas ricos ya se está produciendo y puede verse exacerbada por la digitalización, ya que los países ricos están asumiendo un «efecto de atracción» a través de la caza furtiva intensiva de trabajadores cualificados en el sector digital.

Digitalización y desigualdad

La revolución digital ha profundizado las desigualdades existentes y también creará nuevas desigualdades. El acceso a la tecnología y la energía es mayor en las ciudades que en las zonas rurales. En los países ricos es mayor que en los pobres. El ejemplo de Alemania muestra que la infraestructura necesaria para la digitalización no es fácil de conseguir. Los países pobres carecen de los recursos financieros y humanos necesarios, pero también de la experiencia necesaria para lograr un acceso competitivo al mercado mediante el desarrollo de una infraestructura que funcione.

Sin embargo, la cuestión de cuántos puestos de trabajo se perderán o se crearán es una fuente regular de controversia. En 2017, el filósofo Richard David Precht y el informático Manfred Broy presentaron un escenario de horror en el que cerca de la mitad de todos los puestos de trabajo en el mundo occidental podrían desaparecer en 2030. Los economistas de Oxford Benedikt Frey y Michael Osborne vieron cifras similares en Estados Unidos donde el mundo del trrabajo estaria fundamentalmente amenazado por la digitalización. Alexander Benlian también asume que «una proporción significativa» de los puestos de trabajo actuales desaparecerá. Sin embargo, él estima que esto sería «sólo» el diez por ciento. (https://www.faz.net/aktuell/beruf-chance/beruf/wie-kuenstliche-intelligenz-die-arbeit-veraendert-16157860.html )

La desigualdad Norte-Sur crece

En general, los debates sobre el impacto de la Cuarta Revolución Industrial y la economía digital no tienen en cuenta las experiencias de los países en desarrollo, dijo Tim Sturgeon, investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts especializado en deslocalización y subcontratación de las industrias electrónica y automotriz. Por ejemplo, hablan más abstractamente sobre el futuro del trabajo que sobre las desigualdades geográficas existentes y futuras, aunque el peor resultado sea que los lugares más pobres se queden aún más rezagados.

Penetración de internet en el mundo. Foto: Wikimedia Commons

No se trata sólo de transformar la información analógica en digital o de penetrar en las tecnologías de la información en muchos ámbitos, como la comunicación o las finanzas. Se trata más bien de nuevas formas de la revolución digital, como la inteligencia artificial (IA), la robótica, etc., que actualmente actúan como motores de una transformación global. Existe el peligro de que contribuyan a la sensación de un mundo roto, entre un pequeño grupo de personas en los países ricos o las grandes ciudades de algunas economías emergentes que se benefician, y un grupo mayor de personas que temen quedarse atrás.

Perspectiva

La revolución digital es un proceso que trae consigo grandes oportunidades pero también riesgos considerables para los países del Sur global. El rápido aumento de la demanda de recursos fósiles (las llamadas tierras raras), la infraestructura inadecuada y costosa, pero también la penetración de las redes sociales y de las autoridades gubernamentales en la privacidad de las personas pobres que hacen un uso indebido de los datos e información personales con fines comerciales o políticos por parte de gobiernos autoritarios, son cuestiones importantes para la sociedad civil y la cooperación al desarrollo.

Junto con las empresas y los asociados de la sociedad civil, la comunidad mundial del desarrollo podría desempeñar un papel crucial en la maximización de los beneficios y la reducción al mínimo de los riesgos de esta revolución tecnológica, y el Foro Económico Mundial lo reconoce con una sesión sobre nuevas tecnologías dirigida a los dirigentes de la sociedad civil. La transferencia de tecnología es necesaria, pero, al igual que en el pasado, los riesgos son elevados si la digitalización y la IA, como «tecnología de Occidente», se imponen simplemente al Sur global sin tener en cuenta las condiciones culturales y sociales particulares. Lo que realmente requerirá esta transición es un cambio en la dinámica de cómo se lleva a cabo el desarrollo.

[1] Rodrik, D (2015): Premature Deindustrialization, School of Social Science Institute for Advanced Study Princeton, NJ 08540.

[2] Schwab, K. (2018): The fourth industrial revolution. World Economic Forum.

[3] World Bank (2019): The changing nature of work, Washington.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.